“No veía el momento de retirarme”

Michael Owen, exdelantero del Liverpool, Real Madrid y Manchester United, llegó a convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo. En el 2001, consiguió el Balón de Oro, pero su nivel fue decayendo poco a poco. “Durante seis o siete años odié el fútbol y no veía el momento de retirarme”, reveló en una entrevista a ‘BT Sports’.

“Cuando me lesioné los aductores por primera vez, se acabó todo para mí. Cambié mi forma de jugar y ya no fui el mismo. En los seis o siete últimos años de mi carrera me transformé. Me horrorizaba la posibilidad de pegar cuando tenía espacios. Sabía que me había roto el aductor”, explicó Owen.

El exdelantero recordó los detalles que cambiaron en su forma de juego. “Lo peor es que mis instintos me decían que hiciera lo de siempre. Nací para ser futbolista. Y, en cambio, recuerdo que cuando McManaman agarraba la pelota y me la podía pasar en profundidad, pensaba ‘no, no lo hagas por favor, pásamela en corto’. Me metía en zonas del campo donde no estaba nunca”, finalizó.

Comentarios